Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Recuerdos’ Category

Tormenta

 

Sentado sobre las piedras….

veo las columnas de humo,

las chimeneas,

y el revoloteo de besos que atraviesa

un cielo de acuarela.

 

Sentado sobre las piedras….

oigo la brisa de musgo

que acaricia los tejados,

y el lastimoso llanto

de esta ciudad absurda.

 

Sentado sobre las piedras….

siento el dolor de la ausencia

y la infinita emoción de estar viviendo.

 

Antoñito / Maresme-Febrero.2003 

 

Anuncios

Read Full Post »

Aprovechando que Juan Madrid saca libro: “Pajaro en Mano” (Ediciones B) y también como un pequeño homenaje a mi padre y a mi madre que lo están pasando mal ultimamente, me gustaría hoy dedicar este post a ese asunto que está tan de moda ahora:

La recuperación de la memoria histórica

Porqué a veces tengo la impresión de que los discursos son tan locales y tan “interesados” que parece como si solo algunos partidos políticos y solo algunos territorios de esta cosa que llaman España tengan memoria y tenga un pasado que reivindicar.

Esta es una historia que he escuchado a mi padre en muchas ocasiones.

Una historia de dolor y de humillación en el contexto de la Guerra Civil.

Para mi es imposible relatar lo que mi padre me explicó; sin embargo, y gracias al trabajo de, entre otros, el escritor Juan Madrid, podemos reconstruir y conocer esta historia tan olvidada, este desgraciado episodio de la Historia de España.

Os invito a que veais el documental que enlazo a continuación titulado “Málaga. La Carretera de la Muerte”.

Para verlo clicar aquí.

Read Full Post »

A la gente cada vez le cuesta mas llorar en público. Y mucho me temo que la mayoría de la gente ya no llora ni en la intimidad. Como si el que mas o el que menos no tuviéramos motivos.

autobus.jpg

La vida actual está llena de cosas que nos invitan a reír y a olvidar las penas, aunque muchos de estos inventos sean absolutamente patéticos.  De todos ellos el más antiguo es sin duda el lenguaje. La palabra no sirve en muchas ocasiones  más que para disfrazar los sentimientos hasta casi ocultarlos.

Mi abuela, que era una persona muy risueña que se pasaba el día canturreando por lo bajini, se sentaba todas las tardes a rezar el rosario en un rinconcillo de mi casa, mirando a través de la ventana a la gente que esperaba en la parada del autobús que había enfrente de mi calle.

En una ocasión me pareció oírla sollozar y al preguntarle qué le pasaba me dijo para tranquilizarme que no pasaba nada, que era su costumbre: cada tarde lloraba un ratillo por toda la gente que se le había marchado y por todas las penillas que llevaba dentro. Según me explicaba, mientras observaba el ir y venir de la gente en la parada del autobús, rememoraba y evocaba tantas despedidas, tantos abrazos, y tantos amores que durante su existencia habían partido en el autobús de la vida, pero también se regocijaba del beso apasionado de bienvenida, del feliz reencuentro y de la gente que sin cesar siempre está llegando a tu corazón.

Me decía todo esto y no tenía pudor de sus lágrimas. Ni de su risa. Cada tarde lloraba un ratito pequeño como el que va al gimnasio para estirar los músculos. Ella, quizás sin saberlo, estiraba cada tarde el único músculo que  no tiene dueño, el músculo de la emoción. 

en-la-estacion.jpg

El resto de día?……, el resto del día seguía canturreando por lo bajini.  Se llamaba Carmen. Tenía la mirada azul y el pelo como una nube, y una vez, cuando fui a recogerla a la Estación de Francia después de mucho tiempo sin vernos, al preguntarle si me reconocía, me dijo abrazándome en el anden….

ni que pases disfrazao

te tengo que conocer

por el tiempo que has estao

prisionero en mi querer.

Esas eran las cosillas de mi abuela.    

Read Full Post »